viernes, febrero 03, 2006

LA PEOR CENSURA ES LA AUTOCENSURA


Chiste gráfico de Nacho a propósito de...
Este lunes leía, en el periódico EL PAÍS, un titular que decía: “denuncia contra una parodia de Cruz y Raya. Evidentemente me llamó la atención. Quizás porque un servidor ha hecho algún que otro cómic donde, según parece ser, se ha jugado el cuello parodiando –entiéndase, ridiculizando- personajes populares y convencionalismos hipócritas asumidos por esta cínica sociedad entre otras cosas. El hecho es que seguí leyendo. “El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, estudia una denuncia de una madre adoptante contra TVE por incluir en el especial de fin de año de Cruz y Raya una parodia considerada lesiva para las familias con hijos adoptivos…”. Concluyo la noticia y me pregunto si el señor Múgica no tiene otros asuntos más importantes en que entretenerse.
Y ahora veo en todos los noticiarios el absurdo debate de las caricaturas a Mahoma publicadas por un periódico danés y la surrealista relevancia política que ha suscitado. Polémica, parece ser, alimentada por una agrupación radical islámica que ha falseado datos y ha tramado esta controversia no se sabe muy bien con qué intenciones.
Un amigo dice que últimamente, por culpa de todos estos asuntos de lo políticamente correcto, estamos que nos la cogemos con papel de fumar.
Otro amigo, Santi Girón, me dijo en una ocasión “la peor censura es la autocensura”. Y de esto sabe él un rato (a punto estuvieron de acabar sus reumáticos huesos en la cárcel por culpa de un maldito chiste gráfico).
Y otro amigo –¿pero tengo tantos amigos? Y yo que pensaba que estaba solo en este mundo- dice que estos ridículos asuntos no son más que maniobras de distracción sobre lo que realmente importa pero de lo que no interesa hablar. Cortinas de humo. Pan y circo.
Pues eso…

2 comentarios:

Cuacomekiki dijo...

A mi lo que me sorprende, es que el peródico haya dado la cara por su dibujante, argumentando como es de recibo, que es una publicación independiente y por tanto no está en su mano pedir disculpas en nombre de un colaborador que se expresa libremente.
Aquí en Málaga, unos amigos que publican diariamente en La Opinión, han tenido que rehacer más de una vez la viñeta, en una ocasión, por criticar el fetichismo y la idolatría de la Semana Santa en clave de humor para sustituirla por un humor blanco. A este lado del globo también cocemos habas.
Yo mismo hice un cómic para un concurso del ayuntamiento. Y ya me cayeron críticas por lenguaje ofensivo a Dios, después de releerlo minuciosamente, vi que el personaje, que era vasco, se caricaturizaba con la muletilla de "hostia". La crítica venía de alguien del Opus, hay que decirlo. También me señalaron que la gente gorda se podía ofender por algo que dice el personaje. Y es que no se puede contentar a todo el mundo, ni se pretende.
Lo que pasa es que con la que está cayendo, Irak, Israel y Jamás, no está el horno para chistes. Que Irak ya se está armando con nucleares, la cosa pinta fea y cualquier excusa es buena para darse por ofendidos y tener una excusa para ir calentando el ambiente.
En lo que sí estoy de acuerdo es en lo que dijo el Imán de la mezquita de MAdrid en el programa "Gomaespuma" de ayer: Puede tolerar que se represente la imagen de Mahoma, pero no que se utilice su imagen para meter en el saco de los terroristas a todos los islamistas del mundo, que reprueben esos actos violentos. Libertad sí, pero sin ofender.

AleS dijo...

Lo peor de todo es que estés dibujando algún chiste y pienses: esto puede ofender a los que son rubios, o a los que visten vaqueros, o los que les gusta el helado de fresa, etc.
En mi cómic de LOS VENGATIVOS 2 en una de las viñetas se veía al Maragall pidiendo auxilio para salvar a Barcelona de la destrucción y aparecía con evidentes signos de embriagadez y diciendo algo así como: hoy es un mal día para dejar de beber. era un chiste homenaje a Ateriza como puedas. Pues el editor me dijo que se cambiara. Al final, se sustituyó esa viñeta por una de una página anterior y desaparecía esa frase y en su lugar Maragall decía: terminaré pidiendo ayuda a las monjas carmelitas.
en fin...